miércoles, 7 de mayo de 2014

Para Miret, ser nombrado camarista en julio de 1976 fue "haber tocado el cielo con las manos"

Lo declaró ayer en el megajuicio que enfrenta el ex magistrado por delitos de lesa humanidad al responderle a la querella. También se refirió al acto de su asunción ocurrido en julio de 1976.
Para Miret, ser nombrado camarista fue "haber tocado el cielo con las manos"

Miret declaró durante varias jornadas ante el tribunal. (Florencia Kaiser / Los Andes)

Después de varias jornadas y muchas horas de exposición, cerca de las 14 de ayer, terminó la declaración del ex camarista federal Luis Miret.

Su presencia como imputado por delitos de lesa humanidad se refiere a no haber investigado las denuncias de detenciones ilegales, desapariciones y asesinatos que llegaron a sus manos -durante los años ‘70-. Miret fue defensor oficial, juez subrogante e, incluso, ocupó un lugar en la Cámara Federal de Apelaciones que le significó “haber tocado el cielo con las manos”, según sus palabras y que, a pedido de la querella, esa frase quedó “incorporada en forma textual” en el acta del juicio.

Como ha sido una constante desde que se sentó de cara al Tribunal que integran Alejandro Piña, Juan Antonio González Macías y Raúl Fourcade, además del juez Héctor Cortez como suplente, Miret se extendió en consideraciones sobre aquel tiempo cuando “llegó a lo más alto, después de haber entrado por lo más bajo”, en relación a su incorporación a la Justicia Federal.

Precisamente, sobre su jura como miembro de la Cámara Federal de Apelaciones, hecho ocurrido el 17 de junio de 1976, se detuvo Pablo Salinas, en su calidad de abogado querellante, cuando ofreció algunas páginas de diarios de la época, que reproducían ese acto, realizado en los altos del Pasaje San Martín y del que participaron, entre otros, el ex interventor brigadier mayor (RE) Jorge Sixto Fernández y los ministros de Gobierno y Economía comodoro Teófilo Ramírez Dolan y teniente coronel Oscar Alberto Román Molina.

Los Andes de esa fecha, bajo una foto donde el presidente de la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza, Julio Soler Miralles le toma juramento a Miret, hizo referencia en su título a que “Juraron cinco magistrados de la Justicia Federal”. Ellos fueron, además de Miret, Gabriel Guzzo, como juez federal y que fuera separado de este magajuicio por su estado de salud; Jorge Arnaldo Césped, juez federal de San Rafael; Guillermo Max Petra Recabarren (también imputado en este debate) y Juan Manuel Sosa Araujo, ambos como defensores de pobres, incapaces y ausentes en Mendoza y San Rafael, respectivamente.

Por su parte Miret también recordó que como él, también juraron por el Proceso de Reorganización Nacional, Enrique Petracci, Elena Highton de Nolasco, Enrique Zaffaroni, Ricardo Gil Lavedra y el propio Julio César Strassera.

La audiencia

“Si la memoria no me falla”, fue la frase que utilizó el presidente del Tribunal, Alejandro Piña al darle continuidad a este megajuicio, cuando abrió la jornada de la víspera. Y estaba referida a preguntas que habían quedado “pendientes” de respuesta por parte de Miret. Sin embargo, estas se centraron en escritos firmados por el ex magistrado, como camarista, causas que no se encuentran incorporadas en la elevación a juicio, pero que aún así optó por responder.

Se refirió a los decretos (firmados durante el gobierno de Isabel Martínez de Perón, donde se hablaba de “aniquilar” la subversión). Y ante otra pregunta volvió a relatar el encuentro con un general del Comando al que le pidió explicaciones por los allanamientos y detenciones sin la intervención de la Justicia, a lo que el militar le contestó “son órdenes, por el momento secretas, pero ya se van a conocer...” .

Ahora el turno de ex policías

Tomando como base la negativa de casi la mayoría de los acusados, entre ellos los ex jueces Otilio Roque Romano, Evaristo Carrizo y  Petra Recabarren de declarar en esta etapa, el Tribunal escuchará hoy a los ex policías Pedro Modesto Linares Pereyra, de 62 años, que llega al debate en libertad y que estuvo en la Comisaría 7° de Godoy Cruz, en los años ‘70. Su defensa está en manos del abogado Omar Venier.

Otro que prestó su conformidad para declarar es Rubén Darío González Camargo (62), actualmente detenido en el Complejo San Felipe, sobre su actuación en el D 2  y que estará asistido por el abogado Alfredo Paturzo.

Finalmente trascendió que en los próximos días se realizará una “visita” al edificio donde funcionó el Juzgado Federal N° 1 durante los años de la dictadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada