domingo, 13 de marzo de 2016

Inician proceso de extradición del capitán Jorge Pedro Rodolfo Wagner

Un represor prófugo fue ubicado en Madrid
El acusado fue arrestado y luego lliberado por “problemas de salud”, pero debe presentarse diariamente en Tribunales. Integró la sección Operaciones del Destacamento de Inteligencia 144 de Mendoza. Y fue identificado como torturador.

Un coronel retirado del Ejército de 71 años, imputado por delitos de lesa humanidad en Mendoza y San Juan durante la última dictadura, fue detenido el miércoles en Madrid, España, y liberado ayer por razones de edad y problemas de salud por un juez de la Audiencia Nacional. Se trata de Jorge Pedro Rodolfo Wagner, quien con el grado de capitán formó parte de la sección Operaciones del Destacamento de Inteligencia 144 de Mendoza, desde donde se organizó la represión ilegal en las provincias de Cuyo. En 1987, antes de las leyes de impunidad, Wagner había sido identificado como uno de los interrogadores (torturadores) del Departamento II de Informaciones de la policía de Mendoza (sede del mayor centro clandestino de esa provincia) por el propio jefe del D2, Pedro Dante Sánchez Camargo, que murió impune. Hace un lustro, en tanto, fue sindicado por Jorge Antonio Olivera –luego condenado a prisión perpetua y hoy prófugo– como autor del secuestro de la modelo y militante montonera Marie-Anne Erize, en San Juan, en octubre de 1976. Mientras se desarrolle el proceso de extradición la Justicia española le prohibió al militar salir de ese país y le ordenó presentarse diariamente en tribunales.

“Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado día 9 de marzo en Madrid a Jorge Pedro Rodolfo Wagner en virtud de una orden internacional de detención por genocidio emitida por Interpol a instancias de las autoridades argentinas”, informó ayer el Ministerio del Interior de España. El detenido “es un prófugo de Argentina requerido para su comparecencia en un proceso penal en el que se le imputan –con arreglo a las leyes penales argentinas– los delitos de homicidio, privación ilegítima de la libertad y tormentos”, agregó.

El juez de la Audiencia Nacional española Santiago Pedrez le concedió también ayer la libertad provisional al represor, a quien le retiró el pasaporte, le prohibió salir de España y le ordenó presentarse diariamente en su juzgado, según informó el diario El País de España. Entre las razones de la liberación están su avanzada edad y su estado de salud, informaron a ese diario fuentes judiciales españolas.

Sánchez Camargo, uno de los principales responsables del terrorismo de Estado en Mendoza junto con el brigadier Julio César Santuccione, afirmó durante su declaración indagatoria ante la Cámara Federal de esa provincia en abril de 1987 que los interrogadores de los secuestrados en el D2 eran “gente de Ejército, entre ellos el capitán Wagner, el teniente coronel Hamilton Becerra y dos más que decían llamarse capitán Taboada y capitán Escudero”. “Mi percepción es que provenían del Batallón de Inteligencia 141”, dijo con conocimiento de causa, en referencia al destacamento.

Uno de los casos en los que está imputado Wagner es el secuestro, el 15 de octubre de 1976, de Marie-Anne Erize Tisseau, una modelo y militante montonera de 24 años, de origen francés, que desde entonces permanece desaparecida. Quien vinculó directamente al ahora detenido con ese secuestro fue Jorge Antonio Olivera, condenado a cadena perpetua en 2013, quien se fugó días después desde el Hospital Militar Cosme Argerich y por quien el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos ofrece una recompensa de dos millones de pesos. Fue en 2011, durante una declaración indagatoria de seis horas ante el Tribunal Oral Federal de San Juan. Olivera dijo que Wagner y José Luis Piedra habían sido los responsables del secuestro de Erize, ocurrido en una bicicletería de San Juan. Apuntó que ambos estaban adscriptos a la Sección Operaciones del destacamento mendocino pero que “vinieron a San Juan a buscarla”. El represor aseguró ante el tribunal que Piedra le pidió disculpas en dos oportunidades dado que estaba procesado con prisión preventiva por un secuestro que él había cometido. La última disculpa, dijo, fue un llamado al Penal de Chimbas, cuando Piedra le pidió “por favor que no lo denunciara” y Olivera –siempre según su relato– le dijo que era “un cobarde”. El imputado entregó al tribunal en aquella audiencia de noviembre de 2011 los números de documentos, domicilios y teléfonos de sus camaradas, informó entonces el diario El Zonda de San Juan. Luego de otros cuatro años y tres meses prófugo, Wagner fue detenido el miércoles. Ahora deberá avanzar el proceso de extradición. Las autoridades argentinas tienen cuarenta días para presentar la documentación en respaldo al pedido judicial. La ficha de Interpol con su orden de captura internacional informaba que Wagner nació en Santa Fe y que tiene doble nacionalidad, argentina y alemana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada